Del día que me pidan

Póngale nombre a la bici

Posted in Bitácora by Roberto Bonvallet on 12 \12\UTC enero \12\UTC 2009

Esta semana renegué de mi condición de bípedo y me compré una bicicleta. Esta adquisición acarrea una inmediata responsabilidad, más importante que asegurarme que los frenos funcionen (ya probé tirándome cerro abajo y no, no funcionan) o que todas las piezas estén debidamente atornilladas (ídem, y no lo están): hay que buscarle un nombre a la cleta.

Para evitar caer en el viejo lugar común de ponerle Anacleta, he definido criterios más exigentes para buscar un nombre apropiado:

  • Tiene que ser un nombre femenino. No concibo una bici macho, ni mucho menos montaría uno.
  • Tiene que dejar en claro que se trata de una bici.
  • Preferentemente debe aludir a alguna personaje famosa, no necesariamente glamorosa.
  • Y para conciliar todos los criterios anteriores, el nombre debe ser un juego de palabras. ¡Obvio!

El nombre además tendrá profundas implicancias en la personalidad de la bici, y servirá de guía para el posterior enchulamiento temático.

Por el momento, los tres nombres candidatos, junto con sus ventajas y desventajas, son los siguientes.

  1. María Antocleta
    • Ventajas:
      • El enchulamiento involucra una guillotina.
      • El contacto nobiliario puede ser útil para sacarme alguna multa.
    • Desventajas:
      • Tendrá una personalidad caprichosa y extravagante.
      • Me traerá problemas con mis conocidos antimonárquicos.
  2. Cletopatra
    • Ventajas:
      • Enchulamiento con jeroglíficos.
      • Es símbolo universal de belleza y glamour.
    • Desventajas:
      • Tendrían que enterrarla conmigo (desventaja para mis herederos), o peor, enterrarme a mí vivo con ella.
      • Es difícil andar en bici mientras uno hace el típico bailecito egipcio.
  3. Cleta de Vil
    • Ventajas:
      • Tiene canción, así que no habría que componerle una.
      • Los perros no se atreverán a perseguirme.
    • Desventajas:
      • Prefiero los personajes históricos a los de ficción.
      • El enchulamiento con motivos de dálmata no es de mi agrado.

En un arrebato de audacia, he decidido acudir a ustedes, mis 0,017 visitantes diarios, para zanjar el asunto. ¿Qué opina usted de las alternativas? ¿Cuál es su favorita? ¿Se le ocurren otros nombres? ¡Comente sin asco!

El año del blog

Posted in Bitácora by Roberto Bonvallet on 3 \03\UTC enero \03\UTC 2009

Desde 1991 que quería tener un blog, y en 2008 finalmente lo conseguí. Y si bien una tasa de tres artículos por año fue más que apropiada para comenzar sin marearme, para 2009 mi misión será escribir un artículo cada semana. ¿Seré capaz? ¿Valdrá la pena? ¿Llegará por fin mi primer visitante? ¡Vuelva dentro de un año y averígüelo!