Del día que me pidan

Sumar, no cancelar

Posted in Bitácora by Roberto Bonvallet on 30 \30\UTC julio \30\UTC 2009

Hace un par de días aparecieron carteles como éste en los alrededores de mi casa.
Se busca. Perrita amarilla mestiza, tamaño cocker, viejita, camina con la cabeza torcida por enfermedad al oído, se llama Chica.  Se perdió el sábado 25 de julio en el cerro Placeres, sector monolito Diego Portales.  Por favor avisar al 2498609, 74954003, 96203943. $200.000 de recompensa.

Triste situación, por cierto. Al tiro me aprendí los rasgos de Chica por si llegaba a encontrarla, incluso antes de leer sobre la recompensa de ¡200 lucas! (260 euros, 370 dólares).

Me quedó dando vueltas lo de ofrecer 200 lucas por una perrita viejita, casi cocker y que camina torcida. Y me inclino a creer que no es que les sobre tanto la plata a sus dueños, sino que realmente quieren mucho a la Chica, y su ausencia les resulta terrible.

Y también pensaba que si yo encontrara a Chica, de todos modos la habría llevado de vuelta a su casita, aunque no hubiera una recompensa ofrecida. Ver cómo sus amos recuperaban la alegría al volver a verla sería suficiente recompensa para mí. Y de hecho, un «gracias» con cheque y sin sonrisa habría sido decepcionante.

Pero por otra parte, su familia estaba dispuesta a dar el dinero, independientemente de si representa o no un sacrificio para ellos. ¿Debería yo aceptarlo, entonces, llegado el caso? En contraste, pensaba en una peguita que estoy terminando ahora, que requiere más trabajo que devolver una mascota, aunque es menos gratificante para el espíritu, y por la que cobraré menos que eso.

Al final, decidí que si la pillo, no aceptaré el rescate. ¡No soy un cazarrecompensas, amigos! Lo natural es que si encuentro algo y sé quién es el dueño, se lo entrego, y recibo un «gracias» de vuelta. Así es como quiero que funcione el mundo.

Eso sí, a algunas personas le gusta demostrar su gratitud con acciones concretas. No es tan descabellado pensar que podrían insistir en entregarme la recompensa. Yo ya determiné que mi negativa será tajante: me opondré hasta el final.

Pero rechazar la gratitud tampoco es muy cortés. Así que también decidí cómo corresponderé sus agradecimientos: me invitaré a tomar once a su casa. Quienes me conocen saben que invitarme a tomar once es mi manera de demostrar mi aprecio y de manifestar mi amistad. Creo firmemente que nada fortalece los lazos tanto como pechar una rica marraqueta con palta y jamón.

De cierta manera, creo que trocar acto por recompensa es como una cancelación: quedamos a mano y es como que nunca pasó nada. Al contrario, hacer que un acto afortunado traiga consigo un momento grato e inesperado es una suma de cosas buenas para ambas partes. El caso de Chica es un ejemplo pequeño y puntual, pero según mi opinión muchas situaciones cotidianas pueden resultar más felices si nos detenemos a pensar «¿aquí estamos cancelando o estamos sumando?».

Cobrar un frío cheque es algo que se hace una vez no más y de ahí se olvida, mientras que compartir un rato ameno en torno a un tecito calientito trasciende la ocasión. Más aún, quienes me conocen pueden certificar que la primera vez que me invito a tomar once nunca es la última.

Y tú, ¿qué harás cuando encuentres a Chica? ¿Aceptarás las lucas, maldito mercenario? ¿O asumirás la oportunidad de hacer a todos más felices comiendo pancito con mermelada?

Unas búsquedas muy especiales

Posted in Bitácora by Roberto Bonvallet on 14 \14\UTC julio \14\UTC 2009

Busqué «búsqueda» en Flickr, y apareció esta foto. Gracias, Tom.

El secreto para mantener mi vertiginoso ritmo de blogueo semanal es abusar de los artículos de relleno. Hoy me jugaré mi primer comodín: las búsquedas que trajeron gente a mi blog.

Por si usted se encerró en un búnker durante la Guerra Fría y viene recién integrándose a la internet, le explico. Cuando usted busca algo en Google y termina aterrizando en una página cualquiera, la magia de la tecnología permite que el dueño de la página pueda saber exactamente qué fue lo que escribió en el buscador. Algo a tener en cuenta la próxima vez que vaya a buscar a birtiney spears empelota o algo parecido.

Por supuesto, las búsquedas curiosas y divertidas terminan sirviendo de material para un nuevo artículo, en el que un bloguero puede reírse de que buscando quiero comer caca uno pueda llegar a su blog sobre recetas de kuchen, o que la búsqueda viejas cachondas conduzca al tierno artículo que dedicó a su mamá para su onomástico.

Los apocalípticos

Busqué «apocalipsis» en Flickr, y apareció esta foto. Gracias, Zentolos.

Tomemos una pequeña muestra de mi colección de búsquedas:

  • asi sera el fin del mundo
  • cuando sera el fin del mundo
  • como y cuando sera el fin del mundo
  • cuando sera el fin del mundo y como sera
  • como sera el fin del mundo
  • ques el eje del mundo que hay un hoyo
  • no sera el fin del mundo
  • cuando sera el fin del mundo como sera
  • cual sera el fin dela humanidad
  • en q año sera el fin del mundo
  • que dia sera el fin del mundo
  • en septiembre de 2009 sera fin del mundo
  • teoria sobre cuando sera el fin del mund
  • hoyo en la tierra + el fin del mundo
  • cual es el problema mas grave del fin del mundo

¡Guau! Parece que el fin del mundo realmente le preocupa a la gente. Y lo triste es que ni nuestros líderes ni la prensa mencionan el tema. Es comprensible, pues, que el pueblo deba acudir a mí en busca de alivio para sus inquietudes.

Antes de continuar, no quiero dejar sin respuesta al amigo que hizo la última consulta de la lista: el problema más grave del fin del mundo es que se acaba el mundo. De nada.

Los aracnólogos

Busqué «araña» en Flickr, y apareció esta foto. Gracias, Rodrigo.

Recojamos otro montón de búsquedas al azar:

  • informacion sobre la araña
  • arañas de rincon
  • como saber si es araña de rincon y araña
  • como identificar araña de rincon
  • araña del rincon
  • sobre las arañas
  • duele la picadura de la araña de rincon
  • todo sobre la araña de rincon
  • como identificar una araña de rincon
  • araña tigre
  • como reconocer a la araÑa de rincon
  • las arañas son malas?
  • depredadores araña tigre
  • aracnicida natural
  • comprar arana tigre

¡Vaya! El vulgo realmente quiere saber más sobre las arañas. Lo lamentable es que ni los políticos ni los expertos se dignan a tocar el tema. No es de extrañar que los internautas acudan a mis escrituras en busca de respuestas.

Aprovecho de responder a las últimas cuatro consultas de la lista.

  • Las arañas no son malas si son cocinadas adecuadamente.
  • ¡Las arañas tigre son las buenas! No queremos depredadores para ellas; al contrario: queremos depredadores para sus depredadores. Aracnotigrofagófagos.
  • El mejor aracnicida natural se llama zapato.
  • Las arañas tigre no se compran, de hecho en mi pieza simplemente llegan, y… ehh… no, en realidad, sí hay que comprarlas, y yo puedo conseguírtelas. Eso sí, son arañas tigre de Bengala, y son bastante caras, pero realmente lo valen, sí, claro. Envíame un email para decirte en qué cuenta tienes que depositarme.

El resto

Busqué «etcétera» en Flickr, y apareció esta foto. Gracias, Matt.

Y bueno. Resulta que, salvo poquitas excepciones, todo el mundo llega acá buscando sobre arañas o sobre el fin del mundo. La conclusión que puedo sacar es que se trata de temas sumamente importantes, que preocupan mucho a la ciudadanía, y a los que nuestros líderes no han sabido dar una respuesta. De hecho, con una elección presidencial ad portas, los candidatos se han dedicado más a tirarse de las mechas, y han eludido con descaro estas cuestiones.

Y es por eso que he decidido replantear la orientación de este blog. Desde hoy, escribiré sólo sobre arañas y el fin del mundo, y me convertiré en el referente principal sobre estos asuntos. De hecho, escribiré sobre cómo las arañas causarán el fin del mundo. Espero que ningún telepredicador haya tomado ya este tema: fue muy frustrante aquella vez cuando terminé de escribir mi prédica sobre la mona y el mono, y resultó que ya me la habían ganado.

Epílogo

La verdad es que el único motivo que tuve para escribir este artículo fue para que en alguna parte del blog dijera birtiney spears empelota, quiero comer caca y viejas cachondas. Ahora cada vez que alguien guglee eso, llegará aquí, y quizás hasta termine comprándome una araña tigre de Bengala.